lunes, 9 de julio de 2012

Cinco obras de la literatura argentina que no podes dejar de leer

Lo dijo Ricardo Piglia: "Los mejores libros argentinos no se parecen a ninguno". No se equivocó. Las obras escritas por autores nacionales que se han ganado el privilegio de ser inmortales tienen un sólo rasgo en común: son originales.

El diario La Capital hizo un repaso rápido de los títulos más recordados de la literatura nacional y escogió cinco que considera definitivos.

1- "Martín Fierro", de José Hernández: Obra cumbre del género gauchesco, recrea en largo poema narrativo la vida de un gaucho. Fue escrita en 1872 y tuvo una continuación cinco años más tarde en "La vuelta de Martín Fierro". Sus ideas, su cadencia forman parte del imaginario colectivo argentino.

"Martín Fierro", de José Hernández


2- "Ficciones", Jorge Luis Borges: Dividida en dos partes, "El jardín de los senderos que se bifurcan" y "Artificios", esta colección de cuentos resume las ideas rectoras de la obra del autor de "El Aleph". Fue publicado en 1944, en tiempos de gran convulsión política en la Argentina, y ubicó a Borges en el primer plano de la literatura universal.

"Ficciones", Jorge Luis Borges


3- "Todos los fuegos el fuego", Julio Cortázar: Publicado en 1966, contiene varios de los títulos que erigieron a Cortázar en una leyenda. Si bien la Maga, de "Rayuela", sería su personaje más celebrado, son los relatos cortos como "La autopista del sur" los que se grabaron a fuego en los corazones de los amantes de la literatura argentina.

 "Todos los fuegos el fuego", Julio Cortázar


4- "Sobre héroes y tumbas", Ernesto Sábato: La obra cumbre del escritor de Santos Lugares. Se publicó en 1961, después de la celebrada novela corta "El túnel", y se ganó al público y la crítica con sus personajes torturados y sus historias oscuras. "El informe sobre ciegos" es una obra inevitable de la literatura argentina y un metáfora desgarrada de la desgracia nacional.

"Sobre héroes y tumbas", Ernesto Sábato


 5- "El beso de la mujer araña", Manuel Puig: Narra la historia de dos presos que conviven en una misma celda: uno político y el otro homosexual. Su conversación revela las virtudes y miserias de la sociedad argentina de los años 70. Fue llevada al cine por el realizador brasileño Héctor Babenco, con el protagónico de William Hurt, Raúl Juliá y Sonia Braga.

"El beso de la mujer araña", Manuel Puig

Texto por Ricardo Luque para el diario La Capital de Rosario