sábado, 28 de julio de 2012

¿Vamos de tapas?

Vamos de tapas?

Si uno estuvo en España y no salió de tapas, entonces no conoce la gastronomía del país. Claro, porque si hay algo que es sagrado para los españoles es salir regularmente de tapas. No hay mejor forma de socializar y alternar con amigos y conocidos que tomando bocados alrededor de la barra, regados por una “cañita”, tintillo o jerez.

No se sabe con certeza de dónde viene esta antigua costumbre. Algunos sostienen que fue un decreto de Alfonso X el Sabio que ordenó que a los conductores de los carruajes se les sirviera las jarras de vino tapadas con algún alimento para evitar que conduzcan con el estómago vacío de forma de evitar accidentes (no había test de alcoholemia…). Otros afirman que vienen de Andalucía (Sevilla es la capital de las tapas), donde el jerez es moneda corriente; su particular aroma atraía a las moscas y para evitar que éstas se precipitaran en las copas las tapaban con un platito que llevaba alguna porción de comida.

Lo cierto es que las tapas son una constante en todos los bares españoles, ya sea en el Norte, donde se especializan en pintxos (porciones de comida atravesadas por un escarbadientes), o en el Sur, donde se sirven montaditos (pequeños bocadillos). Entre las tapas más populares están las patatas alioli, tortilla, boquerones, chistorra, pescado frito, olivas rellenas, huevos rotos, jamón serrano…

Texto extraído textualmente de la nota: ¿Vamos de tapas?