sábado, 13 de septiembre de 2014

Rosario Central: fue el primer club que al torneo siguiente de ascender salió campeón de Primera

Rosario Central: fue el primer club que al torneo siguiente de ascender salió campeón de Primera
El equipo campeón. Arriba: Ghielmetti, Balbis, Fossati, Cornaglia, Pedernera y Serrizuela. Abajo: Argota, Palma, Rubén Rojas, Chaparro y Scalise.

Tal como le había ocurrido en sus dos anteriores descensos (1941 y 1950), fue muy breve el paso de Rosario Central por el torneo de Primera B de 1985. El Canalla había descendido, para sorpresa de muchos, el año anterior y pronto se convirtió en la gran sensación del certamen de ascenso por su nivel de juego, la contundencia de su campaña y la amplia convocatoria de público desbordando tribunas en casa y afuera. Y así el equipo conducido por El Negro Pedro Marchetta se coronó campeón a falta de cinco fechas, con una estadística de 25 triunfos, 10 empates y 7 derrotas, marcando 73 goles y recibiendo 35, en las 42 fechas del torneo. Pero la cosa no terminó ahí: en su retorno a la categoría máxima, Rosario Central (con cambio de rumbo en la dirección técnica, con Angel Zof) repitió un título consiguiendo un récord inédito: nunca un equipo recién llegado desde el ascenso había conquistado el cetro en Primera en la temporada inmediata posterior. Marca histórica que aún mantiene como único exponente a Central.

En 1985, para afrontar el operativo retorno, los directivos rosarinos decidieron confiarle la conducción técnica a Marchetta. Se mantuvo la base del plantel que descendió y como refuerzos llegaron José Tiburcio Serrizuela y Ruben Rojas, de Los Andes; Julio Omar Pedernera, de Quilmes; el arquero uruguayo Jorge Fossati, de Green Cross de Chile; Sergio Saturno, de Colón; y Mario Rizzi, de Instituto. Omar Palma y Raúl de la Cruz Chaparro generaban el juego más lucido de aquel equipo de mentalidad ofensiva y conocido como Los Pitufos, por la baja estatura de la mayoría de sus jugadores. Los dos volantes creativos además se hacían notar en el marcador: Chaparro fue el goleador del conjunto con 15 tantos, seguido por Palma y Ruben Rojas, con 10.

La formación base de ese Rosario Central que revolucionó el campeonato de Primera B era con Jorge Fossati; Juan Carlos Ghielmetti, Jorge Balbis, José Serrizuela, Julio Pedernera; Adelqui Cornaglia, Omar Palma y Raúl Chaparro; Claudio Scalise, Ruben Rojas y Pedro Argota. Integraron también el plantel campeón Victor Damiano, Abel Medina, Ariel Cuffaro Russo, Alfredo Killer, Hernán Díaz, Daniel Sperandío, Fernando Lanzidei, Mario Rizzi, Sergio Saturno, Hugo Galloni, Eduardo Emilio Delgado, Roque Caballero y Víctor Wolheim.

El debut se produjo el sábado 23 de febrero visitando a Defensores de Belgrano y fue empate 0 a 0. La primera goleada se registró en la tercera fecha: 4 a 2 ante Atlanta en Villa Crespo, con goles de Chaparro (2), Argota y Wolheim. Otras victorias rotundas muy festejadas fueron el 4 a 1 ante All Boys, con goles de Palma, Argota, Delgado y Chaparro; y el 5 a 1 ante Banfield (Serrizuela, Argota, Palma, Rojas y Chaparro), ambas en Rosario.

Ese campeonato de Primera B se dividió en dos zonas, enfrentándose todos contra todos a ida y vuelta, y quien sumaba mayor cantidad de puntos lograba el ascenso directo. El segundo pasaje a Primera -que conquistaría Racing- se definíó en un octogonal entre los cuatro mejores de cada zona exceptuando al campeón. Como referencia, segundo de Rosario Central en la Zona B quedó Quilmes con 47 puntos (trece menos que Rosario Central) y en la Zona A quedó primero San Miguel con 49.

El título se convirtió en una realidad anticipada el sábado 2 de noviembre, por la trigésimoctava fecha, ante Villa Dálmine. Ganaba Rosario Central 2 a 1, con goles de Palma y Serrizuela, y hubo invasión de los felices hinchas locales faltando ocho minutos. El partido se reanudaría unos días despúes y el resultado final sería 2 a 2; pero Central ya había abrochado el objetivo de volver a Primera. La despedida en el Gigante de Arroyito, por la penúltima fecha, arrojó una goleada ante Sarmiento 5 a 1 (Lanzidei, Cornaglia, Saturno, Serrizuela y Palma), en otra tarde de grandes celebraciones. El fixture halló su punto final en Isidro Casanova, con una caída ante Almirante Brown 2 a 1.

por Guillermo Tagliaferri en la nota del diario Clarín Aquel Central que arrasó en la vieja Primera B